Ideas ligeras

El perfeccionismo puede llegar a ser tan limitante como una cuadriplejíaAyer, después de un despertar prematuro, me enfrenté a un dilema: encontrar la forma de empezar publicar hoy o deshacerme del blog y de este dominio que me acompaña desde hace ya unos cuantos años. A medida que me sumergía en la idea de publicar, volvía a caer en la dinámica de siempre. Se me ocurre una idea que  en principio parece buenísima, la desarrollo y le doy tantas vueltas que al final se agota hasta quedar en nada. Sucede igual que si intentas almacenar y trasladar a mucha distancia agua sólo con tus manos, se escapa. Pensé que ya no tenía más remedio que asumir mi incapacidad, tampoco iba a pasar nada. No era la primera cosa que no conseguía ni tampoco iba a ser la última. Me resultó curioso llegar a esa conclusión desde una soporífera tranquilidad. En esas estaba cuando mi cerebro, aferrándose quizás a no abandonar una inclinación de su instinto, centelleó un fragmento de un poema de Heberto Padilla: 

“Di la verdad. Di, al menos, tu verdad. Y después deja que cualquier cosa ocurra.”

El resto del poema lo tuve que buscar en una libreta donde colecciono lucidez humana:

“que te rompan la página querida, que te tumben a pedradas la puerta, que la gente se amontone delante de tu cuerpo como si fueras un prodigio o un muerto.”

Me resultó inevitable continuar leyendo  la cita que estaba a continuación del poema:

“Los soles pueden ponerse y renacer, pero nosotros, una vez se extinga nuestro breve día, una noche perpetua tenemos que dormir.”

Entonces me dije, de hoy no pasa que escriba cualquier cosa y la publique. Comencé a venirme arriba y este es el resultado. Con cada sol que renace puedes decidirte a comenzar, de esta recurrencia se obtienen miles de lienzos en blanco. Y di, al menos, tu verdad. Porque no hay plan que valga, sólo quedan ideas ligeras y aunque no te rompan la página, no caigan piedras y nadie se amontone en ningún sitio, habrás coronado el techo de tu mundo. Por fin he publicado.

2 Respuestas a"Ideas ligeras"

Comenta
  1. Lorena Santana Rivero.

    10 mayo, 2015 at 1:01 pm

    Excelente manera de empezar a publicar. Muchas veces el que duda mucho al escribir… es quién más quiere decir.

    Responder

Introduce un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *