Contenido de la categoría: Vicentiano

Reflejos

El reflejo de un espejo se comporta como una persona: puede querernos, odiarnos o simplemente ignorarnos. Todos nos hemos tropezado alguna vez con un espejo en el que no nos reconocemos. Y todos tenemos al menos un espejo que es un amigo íntimo. A esos espejos amigos los mantenemos cerca porque nos devuelven una imagen más amable.

Caminando por la calle a lo largo de los escaparates y portales uno se vuelve a crear a si mismo. De pronto, en la luna de un coche te enfrentas con el desconocido que a veces eres; le miras de reojo, empiezas a reconocerlo. En el escaparate más próximo lo descubres como un ser con buena silueta, en otro percibes por primera vez que empieza a encorvarse, en el siguiente yergue la espalda. Las distintas imágenes que a uno le devuelven esos cristales pueden ser muy distintas: amables, indiferentes, indecisas. Por fin concluyes que la vida no es sino ir reflejando tu figura en el escaparate de lo demás.

También existen espejos que son enemigos declarados. Al entrar en un probador puedes sentirte acuchillado por la espalda. Algunas personas se han salvado huyendo de allí a toda prisa, aunque otras muchas han perecido con el ego destrozado dentro de esos cubículos ultra iluminados de las tiendas de ropa.

Hay reflejos, que como los espejos de los probadores, pueden sacar de la molicie: ante la falta de voluntad un reflejo desastre puede salvarte. Anthony de Mello lo explica del siguiente modo: “Si arrojas una rana en una olla de agua hirviendo, saltará fuera al instante. Si la arrojas en una olla de agua que está calentándose poco a poco, la rana acabará perdiendo la tensión que le permita saltar en el momento oportuno.”

Determinados

Buenos tiempos aquellos en los que no sabías lo que querías, de dónde venías ni en qué lugar ibas a terminar. Aquella abrumadora incertidumbre parecía ofrecer un mundo de infinitas posibilidades. Creer en héroes y villanos tenía sentido, en la efervescencia de hacer el bien, en lo inadmisible de hacer el mal.

Desde la secuenciación del ADN miro a las personas y no veo en ellas más que un conjunto de hélices, cuyos comportamientos responden a una orden genética de la que no son responsables. Será mejor aceptar también que el amor y el odio son modulados por reacciones químicas cuyo guión está escrito por ese conjunto de hélices. ¿Tendría que dar cuenta de sus actos el infiel o el cobarde? A partir de ahora entiendo que las decisiones, mal llamadas conscientes, no son sino la racionalización interesada y en retrospectiva de mecanismos inconscientes.

Si vas de justiciero tendrás que tener en cuenta que ese sujeto sentado en el banquillo es una cadena de aminoácidos, 23 pares de cromosomas, una fábrica de proteínas ajena a todo delito. Si vas de humanista tendrás que endurecer el estómago y digerir que por mucho bien común que busques, siempre habrá otro individuo con otro código genético distinto al tuyo. El águila es incapaz de ver desde el aire las montañas los árboles y los ríos del paisaje porque su mente está programada para descubrir pequeños seres vivos que se mueven, ratones, conejos, ardillas, de los que depende su existencia; en cambio para el oportunista cuervo lo único visible es lo estático, de modo que la vaca no existe hasta que no está muerta.

Cuando un individuo se atreve a renegar de sus genes e imponerse a todo determinismo; identificando patrones de comportamiento sesgados, elevando la vista más allá, adelantándose a las inclinaciones de los impulsos inconscientes. Ocurre que vuelve a ese lejano tiempo donde todo empezó, a los buenos tiempos aquellos. Y entonces cae en la cuenta, el mundo nunca dejó de ofrecer infinitas posibilidades.

Ombliguismo

Hay tantas realidades como ombligos humanos, es inevitable estar unido a él. En estos tiempos, en los que el ombliguismo es un mal endémico de la humanidad, hay días en los que puedes verte enfrascado en algo que parece una conversación cuando en realidad de lo que se trata es de monólogos lanzados indiscriminadamente. Evitar caer en monólogos y romper esta inercia está al alcance de cualquier persona decidida, tan sólo basta con seguir los siguientes pasos y recuperar algo de sensibilidad y perspectiva.

Empieza cerrando los ojos, concentra la mente en nada, céntrate en la idea de disolverte a ti mismo hasta olvidar tu propio nombre. Cuando has conseguido desmaterializarte, imagina que empiezas a elevarte como un globo de helio. Flotas muy lentamente y vas alejándote de todo lo conocido. Te alejas hasta que pierdes toda referencia. Flotas en medio de ningún sitio, sin Tierras, ni soles. Inspiras, espiras. Ahora abre los ojos, imagina que puedes sentirlo todo, el aire entrando y saliendo de las aletas de tu nariz, las vibraciones de los pasos de la persona más cercana, el amor de quienes te quieren, la rotación de la tierra.

Piensa en la primera persona que te venga a la cabeza, vuelve a cerrar los ojos, inspira, espira. Dale unos segundos a tu cerebro para que dibuje su cara, céntrate en algún detalle, luego pasa a sus ojos. Reconstruye lo que has visto de su vida, reconstruye una mirada de verdad, de las que hablan sin palabras. Adivina sus preocupaciones, por que ha sufrido o sigue sufriendo. Intenta meterte en su piel, porque tu no existes, por el tiempo que quieras eres esa persona.

Inspira, sigue inspirando profundamente. Vuelve a ti y trata de revivir la última conversación con ella o con él. Al final puede que te falten las palabras y te sobren las sonrisas, los besos y los abrazos.